Costa Este USA. 6 Experiencias que no te puedes perder: Naturaleza – Religión - Historia - Cine – Du


6 temas. 6 tópicos. Si estás haciendo la ruta de la Costa Este de los Estados Unidos te presento 6 excursiones que no te puedes perder: Naturaleza – Religión - Historia - Cine – Dulces son sus tópicos.




1) Naturaleza: Crucero de avistamiento de ballenas en Boston



Esta excursión se puede hacer si visitas la ciudad de Boston, una buenísima opción para pasar una tarde haciendo algo diferente y original. Frente a las costas de Massachusetts se localiza el denominado Stellwagen Bank National Marine Sanctuary, una reserva marina donde las ballenas y otros cetáceos, delfines incluidos, van a alimentarse con sus crías durante los meses de mayo a octubre, gracias a unas condiciones especiales de profundidad y corrientes que facilitan la existencia de una abundante vida marina que constituye su principal fuente de alimentación.


Las excursiones se realizan en catamaranes de dos pisos, que parten del embarcadero cercano al Boston Aquarium. Nosotros hicimos la excursión con la empresa New England Aquarium Whale Watch, que parte de Central Wharf, pero también está Boston Harbor Cruises, que sale de Long Wharf. Debido a la popularidad de esta excursión te recomiendo que adquieras tus boletos on line. Ambas compañías te garantizan el avistamiento de alguna ballena, en caso contrario te ofrecen tickets de forma gratuita para un día posterior, que fue nuestro caso ya que el primer día no vimos ninguna (vaya decepción). Un consejo, si eres de los que se marean fácilmente será mejor que te tomes antes una pastilla para el mareo pues el barco se mueve bastante en algunas partes del recorrido.


La travesía en nuestro caso duró aproximadamente hora y media, aunque dependiendo del mes del año el área de alimentación de ballenas se encuentra situado a una mayor o menor distancia de la costa, sin embargo, como hay un bar y numerosos asientos, el viaje se te hace corto. Al llegar al lugar escogido por el capitán, que supongo utilizan algún instrumento para detectar la presencia de ballenas, se apagan los motores y en medio del silencio y la expectativa de todos los pasajeros poco a poco las exclamaciones en voz baja nos indican que las primeras se empiezan a ver.


De repente, a lo lejos ya ves que surgen de las aguas las ballenas, en nuestro caso también delfines, suben a respirar y se sumergen, unas más cerca que otras, solas o en parejas. En el catamarán todos corremos de babor a estribor y de proa a popa intentando localizar las ballenas y adivinar por dónde van a salir a la superficie, para obtener la mejor foto. Y así durante unos 40 minutos antes de emprender el regreso con la sensación de haber contemplado un espectáculo maravilloso. La naturaleza otra vez nos deja sin palabras.



2) Religión: Recorrido por el Condado Amish de Pennsylvania


Durante nuestro recorrido por la Costa Este, viajando desde las Cataratas del Niágara hasta Washington, hicimos una parada en York, estado de Pennsylvania, para poder recorrer el Condado Amish. Otra opción es hacer la parada en Lancaster, si tu idea es seguir hasta Philadelphia. Desde allí, dedicamos medio día a recorrer la zona amish, a través de la ruta 30, que pasa por Paradise, la ruta 340 hacia Intercourse, y la 896 hacia Strasburg. Nos movimos también por las carreteras secundarias que cruzan estas vías.


El Condado Amish, también nombrado a veces como “Dutch Country”, alberga la segunda congregación en importancia de practicantes de la religión amish, después de la que existe en el condado Holmes, en Ohio. Son de origen europeo, vinieron a Estados Unidos en 1730, y se establecieron en Lancaster, pero ahora se distribuyen en 24 estados; se estima que hay unas 200.000 personas pertenecientes a esta congregación, distribuidas en 22 asentamientos a lo largo de los Estados Unidos y Canadá.


Los amish son una agrupación religiosa cristiana de doctrina anabaptista, que se caracterizan por su rechazo a los aspectos modernos de la vida diaria, lo que hace que vivan como en el siglo XVII. Los amish eligen la vida simple, orientada al trabajo duro, la religión y la familia, y viven alejados del modernismo, no tienen electricidad, ni teléfono, ni televisión, evitan la utilización de maquinaria que se base en motores y la mayoría de utensilios de tecnología moderna.


Durante el paseo, te encontrarás muchas granjas con sus enormes silos, porque es una zona eminentemente agrícola, pero las que pertenecen a una familia amish están desabastecidas de electricidad y maquinarias modernas (eso lo leímos por supuesto no lo pudimos comprobar). Verás que para transportarse utilizan carruajes tirados por caballos, los cuales te puedes conseguir en cualquier carretera secundaria, las cuales además están señalizadas para que estés atento a este medio de transporte. Nosotros nos topamos con tres que iban tranquilamente delante de nosotros y que por supuesto demoramos el adelantarlos para poderlos admirarlos con calma.


Nos encontramos también amish que iban a pie por toda la zona, entrando a alguna tienda o caminando a un lado de la carretera. Es fácil distinguirlos por su indumentaria: ropas muy sencillas, los hombres con largas barbas y sombreros de paja (porque era verano ya que son negros en invierno), y las mujeres siempre cubiertas por cofias blancas y con unos vestidos de falda y mangas largas, de color azul claro, con delantal, sin ningún tipo de adorno (no usan ni botones).