La verdad del primer Thanksgiving, 56 años antes, español y en Florida: regresamos a St. Agustine

November 22, 2018

 

Hoy se celebra en Estados Unidos la fiesta familiar más importante del año, Thanksgiving o día de Acción de Gracias. Todos los años, el cuarto jueves de noviembre se conmemora la primera comida compartida en 1621 entre los peregrinos (pilgrims) ingleses y los nativos Wampanoag en Plymouth Rock (actual Massachusetts) para celebrar el fin de la primera cosecha en suelo americano, un años después de la llegada del Mayflower. Pero a pesar de lo que dicen los libros de historia de ese país, esa no fue la primera comida de acción de gracias por mucho que se conmemore. La historia no es como nos la cuentan. El Primer Día de Gracias en Norteamérica fue español, se celebró en St, Agustine, Florida, en 1565 de la mano del explorador español Pedro Menéndez de Avilés, 56 años antes del de los ingleses. Les sorprende ¿verdad?

 

 

El 8 de septiembre de 1565, el asturiano Pedro Menéndez de Avilés fundó el primer asentamiento europeo en Norteamérica, San Agustín (Florida), una misión que luego daría paso a la primera ciudad. Llegó a las costas con unos mil soldados, marineros, agricultores, clérigos y artesanos, a fin de echar a los franceses que andaban por la zona y asegurar el territorio de España. Menéndez entonces llamó al lugar "Nombre de Dios" y encargó al Padre Francisco López de la misión. López así se convirtió en el primer párroco de San Agustín y en Estados Unidos. Ante un altar improvisado, celebró una misa de acción de gracias y luego todos compartieron la comida que traían en los barcos para conmemorar que habían sobrevivido. Las crónicas señalan que invitaron a compartir con ellos a algunos de los nativos Timucuas, tribu que habitaba toda esa región del centro de Florida, y con los que habían iniciado tratos de forma amistosa e incluso los apoyaron en su lucha contra los franceses. Este acto se considera, según muchos historiadores, el origen real del día de Acción de Gracias.

 

Y no comieron pavo como nos dice la tradición inglesa. Se alimentaron de carne de cerdo salada, garbanzos, galletas o bizcochos y aceite de oliva que los españoles trajeron en sus barcos. Los timucuas probablemente contribuyeron con una variedad de carnes silvestres y pescado (ciervo, salmonete, bagre, tortuga, ostras y almejas). Según dicen los historiadores, otros platos probablemente consistieron en zapallos, calabazas, frijoles y una variedad de frutas y nueces. Los indios no bebían vino o ron. Probablemente sólo bebieron agua, aunque sí consumían una fuerte bebida no alcohólica de yerbas recogidas en la costa.

 

Cuando estuvimos en la bella y española ciudad de St Agustine (como se llama hoy en día esta ciudad, la más antigua continuamente habitada de los Estados Unidos), nos acercamos al lugar donde los arqueólogos e historiadores han podido ubicar el sitio aproximado donde ocurrió todo, lugar donde se levanta una cruz de acero de 64 metros de altura que marca el lugar de la fundación de la ciudad y la ubicación aproximada de la primera comida de acción de gracias.

 

 

Allí mismo se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de La Leche y del Buen Parto, construido en 1620 sobre el lugar de la primera misa, y donde encontramos una estatua de la virgen, tiernamente amamantando, réplica de una que se conservaba en Madrid. La estatua original se perdió, pero fue remplazada varias veces. Este es el primer santuario en Estados Unidos dedicado a María, la madre de Jesús.

 

 

Un poco más al norte, en el Parque de la Fuente de la Juventud del que ya hablamos antes en este blog, se puede visitar una réplica de la Misión Nombre de Dios, fundada por los hombres de Menéndez de Avilés, y que nos da una idea del lugar donde se celebraba la misa y los hombres compartían.

 

 

 

En ese mismo parque, también podemos ver una réplica de un poblado Timucua, con el búho como protagonista ya que era una de las principales figuras a las que rendían adoración.

 

 

 

Nos acercamos ahora al centro de la ciudad, para conocer la Catedral de St. Agustine, en su interior nos encontramos un bonito mural que conmemora el primer thanksgiving.

 

 

 

La celebración en el Río Grande

 

Aún hay más historia y se las cuento muy rápido. La segunda comida que se conoce de acción de gracias entre europeos y nativos también fue española. En 1598, 33 años después de la presidida por Menéndez de Avilés y 23 antes de la tradición más popular de Plymouth, el explorador español Juan de Oñate, a la cabeza de 600 colonos, a fin de celebrar el final de una larga expedición de 563 Km a través del desierto de Chihuahua, México, compartió un gran banquete con varios nativos americanos a las orillas de Río Grande (cerca de lo que hoy es El Paso en Texas). Hoy en día se conoce como el Día de Gracias Texano y su importancia ha sido reconocida en numerosos actos y proclamas oficiales. Se refuerza así el origen español del Thanksgiving americano, que nos deja a la celebración de los ingleses en Plymouth en tercer lugar. No digo más.

 

Así que ya lo saben, los que en el día de hoy se reúnan con sus familias para dar gracias por todas las buenas cosas recibidas en el año, recuerden que los latinos tenemos nuestra propia historia. Happy Thanksgivin!

 


 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

Escríbeme
Me encantará conocer tus opiniones y comentarios. Escríbeme a:
viajarycelebrar@gmail.com
Reserva aquí tu hotel
Excursiones
Sígueme
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2017 by Viajarycelebrar.  Proudly created with Wix.com