Treasure Coast: la Ruta de los Naufragios y Tesoros de Florida


Siempre ando en la búsqueda de recorridos nuevos y diferentes, y esta vez me encontré con la llamada Treasure Coast, la costa del tesoro en Florida, así que me fui a recorrerla aprovechando la llegada del verano. Se localiza en el noreste del estado y su nombre se ha popularizado por la cantidad de tesoros que se ocultan en el océano a esta altura de la costa, provenientes de numerosos naufragios de galeones españoles, el más importante el de la Flota de la Plata, que naufragó en este lugar en 1715 cuando viajaba desde La Habana hasta España cargada de riquezas. Desde entonces los caza tesoros han venido recuperando poco a poco objetos de este naufragio y no es raro encontrarse, sobre todo después de una tormenta, personas recorriendo las playas provistas con detectores de metales. Hoy en día, una visita a esta zona te permite disfrutar de un día de playa y, a la vez, recorrer los museos donde se recuerda este episodio de la historia y se conservan restos del naufragio y uno que otro tesoro.


Un poco de historia: El naufragio de la Flota de 1715

En la madrugada del 31 de julio de 1715 un fuerte huracán golpeó y hundió once barcos de la llamada Flota de Plata de España que regresaban a Cádiz desde el puerto de La Habana, cargados con tesoros. La mayoría de los miembros de la tripulación no sobrevivieron (unas 1000 personas murieron ahogadas) y sus piezas de oro, plata y joyas cayeron al fondo del mar. Los sobrevivientes lograron llegar a la playa, donde establecieron un campamento y comenzaron a rescatar los tesoros, aunque muchos de ellos permanecieron hundidos por muchos años. Las operaciones de salvamento del tesoro continuaron hasta abril del año siguiente, y en el ínterin, en diciembre para ser exactos, los piratas Henry Jennings y Charles Vane que habían capturado un barco español y obtenido la ubicación exacta del naufragio, atacaron el campamento y se llevaron una buena parte de lo que habían rescatado. Al año siguiente, los sobrevivientes regresaron a España y los restos del tesoro hundido quedaron en el olvido. De vez en cuando, llegaban a las costas piezas del tesoro o restos del naufragio. En la década de 1950, otro huracán barrió el área y removió el fondo de arena del mar de la zona, dejando al descubierto partes de uno de los barcos hundido, el Urca de Lima, lo que sirvió de marca para el lugar donde se encontraba el tesoro podríamos decir. Tras el descubrimiento, numerosos exploradores se dedicaron a extraer los tesoros a lo largo de la costa con el permiso de las autoridades, que conservaban para ellos el 25% de lo rescatado para exponerlo en museos. También se encontraron restos entre las dunas del campamento que hicieron los sobrevivientes, artículos y suministros.

De museo en museo

Nos acercamos primero hasta Vero Beach para visitar el McLarty Treasure Museum, que, de acuerdo con las excavaciones arqueológicas realizadas en la zona, ocupa el mismo lugar del antiguo emplazamiento del campamento de los sobrevivientes del naufragio y desde donde se coordinaron durante un año los trabajos de rescate del tesoro. En las exhibiciones de este museo puedes conocer toda la historia del naufragio además de que se conservan muchos artefactos originales rescatados, que incluyen equipo, armas y tesoros. Su particular joya es un cañón en perfecto estado que perteneció a una de las once naves hundidas. Se exhibe una película “The Queen's Jewels & the 1715 Fleet”, que narra cómo se sucedieron los hechos. La terraza del museo ofrece unas bellas vistas de la playa, sobre el lugar aproximado donde ocurrió la tragedia.

​​SMLXL

En Vero Beach también visitamos otro museo que alberga tesoros de naufragios españoles en Florida. Se trata del Mel Fisher Treasure Museum, una sucursal de su museo principal que está en Key West, y que exhibe principalmente tesoros y artefactos recuperados de otro importante y valioso naufragio español en las costas de Florida, el Nuestra Señora de Atocha y el Santa Margarita, hundidos en 1622 frente a las costas de Key West. Este tesoro era mucho más valioso y durante los muchos años equipos españoles de salvamento lo buscaron sin encontrar nunca el lugar exacto. Parecía que había desaparecido para siempre. Mel Fisher y su tripulación de la empresa Treasure Salvors estuvieron explorando la zona desde 1969 hasta 1973, cuando hallaron tres lingotes de plata cuyos pesos y numeración correspondían al manifiesto del Atocha, el cual había sido copiado del original en Sevilla. Los trabajos de exploración de Fisher y su equipo continuaron con pequeños descubrimientos hasta 1989 cuando dieron con el grueso del tesoro. El gobierno de Florida se quedó con una parte y el resto (con las protestas de España) constituyen la colección del Mel Fisher Maritime Heritage Society Museum, con dos sedes, una en Key West y otra aquí en la Treasure Coast, aprovechando el reclamo turístico de la zona. Muchas de las piezas del tesoro original se pueden encontrar a la venta en ebay o en la tienda de recuerdos del museo. También exhiben algún tesoro del naufragio de 1715. Una curiosidad del museo es una exhibición donde te permiten tocar a través de una ventanilla una barra de oro original recuperada del Atocha.