Mis consejos para visitar el Gran Cañón

May 10, 2019

El Gran Cañón del Colorado en el estado de Arizona, Estados Unidos. La visita que se encuentra en cualquier lista de deseos de los viajeros del mundo. En internet encontre mucha información para preparar mi viaje, la cual fui recopilando y ordenando antes de ir. Les presento a continuación mis apuntes, de manera resumida, para que tengan a mano los mejores consejos para llegar a esta maravilla de la naturaleza y estrella del turismo mundial

 

Cómo llegar

La mejor forma de llegar al Gran Cañón es desde la ciudad de Las Vegas. Desde esta ciudad parten excursiones de varias horas en autobús y hasta en helicóptero. Ahora bien, la mejor forma es alquilar un vehículo y dirigirte por tu cuenta.  Tienes dos opciones para visitar, el Borde Oeste o West Rim que es el más cercano a Las Vegas (200 Km), y el Borde Sur o South Rim (470 Km) que es el más recomendable porque tiene las mejores vistas y experiencias, aunque queda bastante más lejos. Recibe el 99% de los visitantes que llegan al Gran Cañón así que ya te puedes imaginar por qué. Este borde sur es el que decidimos visitar, viajando en vehículo alquilado, unas cinco horas conduciendo sin parar. Pero hay que parar, así que les aconsejo salir temprano.

En el camino se encuentra la represa Hoover, una de las represas más grandes del país y que merece la pena la visita. Además, cuando llegas a la ciudad de Kingman es muy recomendable tomar el desvío para recorrer desde aquí un trozo de la famosa Ruta 66 hasta Seligman y Williams, donde ya tomas de nuevo la ruta principal hacia el Gran Cañón. Aunque nos va a llevar más tiempo merece la pena el paseo para encontrarnos con el verdadero oeste americano, lleno de gasolineras, cafeterías y tiendas antiguas y pintorescas.

Y llegamos entonces al South Rim, tratando siempre de que sea antes del atardecer para no perdernos el espectáculo. Para ello es muy conveniente chequear la hora exacta de la puesta del sol (y del amanecer, porque si te quedas a pasar la noche también es un espectáculo inolvidable). La entrada al Parque Nacional son 35 dólares por vehículo y se puede utilizar por 7 días en cualquiera de los bordes del Cañón en sus diferentes accesos. Se paga en la misma entrada, donde además te harán entrega de un folleto informativo y un mapa.

 

Una vez que entrar al Parque, lo primero que tenemos que hacer es dirigirnos al Grand Canyon Village. Una especie de pueblo donde se concentran la oferta de servicios y los principales alojamientos. Tenemos aquí una pizzería, tiendas de supermercado, una oficina de correos, un banco, estacionamientos, aseos, teléfonos, un puesto de primeros auxilios y hasta un taller mecánico. Allí mismo se encuentra el Centro de Visitantes, donde te orientarán sobre todo lo que puedes hacer en el parque, te darán mapas de los miradores y vías de acceso, te informarán para hacer trekking, etc. Además, tienen una sala de cine donde podrás ver un documental de unos 20 minutos sobre la formación del Gran Cañón.

 

Los miradores y cómo moverse de uno a otro

El South Rim, por su formación, ha permitido que se preparen muchos miradores desde distintos ángulos, así que lo mejor es moverse de uno a otro.

A algunos de estos miradores puedes ir en tu propio vehículo, pero en otros no está permitido, por problemas de estacionamiento y acceso. Para recorrer todos los miradores se dispone de un sistema de autobuses, gratis, que puedes utilizar libremente para desplazarte, dejando tu vehículo en los estacionamientos ya sea los de los hoteles o los generales, sobre todo en temporada de mayor afluencia de visitantes. Sólo es necesario que te fijes en el color y en la dirección a la que quieres ir, y puedes subir y bajar cuando quieras.

 

Existen tres líneas y te dan un mapa con cada una, que también puedes descargar en la página web del parque:

La línea roja o HERMITS REST ROUTE, que recorre los miradores del lado oeste del Village, zona en la que entre marzo y noviembre no está permitido acceder con vehículos particulares. La vuelta completa tarda 80 minutos y son 11 km con ocho paradas, con una frecuencia de cada 15 minutos, funcionando desde las 5 am hasta una hora después de la puesta del sol.

La línea anaranjada KAIBAB/RIMM ROUTE que hace un recorrido desde el Village hasta el mirador Yaki Point con varias paradas intermedias. Este mirador es uno de los más populares y como es difícil estacionar muchas veces está restringido el acceso de vehículos particulares. Emplea 50 minutos en realizar una vuelta completa. Su frecuencia es cada 15 minutos.

La línea azul VILLAGE ROUTE que recorre todo el Village conectando alojamientos, restaurantes, estacionamientos y el Visitor Center. Esta ruta es muy conveniente para moverse por todo el parque, sobre todo en temporada alta.

La Línea morada TUSAYAN ROUTE que conecta el parque con el vecino pueblo de Tusayán, donde los hoteles suelen ser más económicos que dentro del parque.

La Desert View Drive es otra ruta del parque que se hace en tu vehículo particular para acercarte a los mirados del este del canón hasta la entrada de ese lado del parque. Estos miradores no están incluidos en las rutas de autobuses.

 

 

El amanecer y el atardecer en el Gran Cañón, una experiencia de una vez en la vida

Sentarse a contemplar el amanecer o la puesta del sol sobre el Gran Cañón es un espectáculo maravilloso.  Desde cada uno de los miradores el paisaje es diferente, así que cada uno tiene su propio encanto. Las mejores vistas las encuentras, por nombrar los más populares, en Mather Point, Yaki Point, Hopi Point, Hermits Rest, Grandview Point, Lipan Point, Yavapai, Powell Memorial, Cape Royal, Navajo

 

 

Actividades en el Gran Cañón

La actividad más popular entre los viajeros es sobrevolarlo en helicóptero. Estas excursiones se contratan en el vecino pueblo de Tusayán (distante 15 minutos) desde donde salen y hay muchas opciones, bien sea el helicóptero, bajar hasta el fondo del cañón, navegar por el río, excursiones a pie e incluso montados en mulas. La empresa con los mejores precios es Papillon (no cobro por la publicidad) y es conveniente reservarlo mucho antes de llegar. Para sobrevolar el West Rimm desde Las Vegas existen allí mismo numerosas empresas, por si te quieres ahorrar el viaje en carretera, e incluso descienden unas horas para que des un paseo.

 

Alojamiento

Para aprovechar la visita y poder levantarse temprano para ver el amanecer existen varias opciones de alojamiento dentro del mismo parque, que deben ser reservadas en la página del Servicio de Parques Nacionales y siempre con mucha antelación. Son más costosos así que si prefieres algo más económico Tusayan cuenta con una buena oferta hotelera. Nosotros nos quedamos dentro del parque en el Hotel El Tovar, el más antiguo de todos y fue realmente una grata experiencia, no sólo por el hotel y su temática, típica de la zona desértica de Arizona, sino por el ambiente que se respiraba, turistas celebrando estar en un sitio tan apartado del mundo y brindando por maravillosos atardeceres y amaneceres. Yo te lo recomiendo de verdad.

 

 

 

Espero que mis consejos te sean de utilidad para que prepares tu viaje facilmente y disfrutes al máximo esta experiencia. Si necesitas aclarar alguna duda o te animas a contarme tu visita a este maravilloso lugar, no dudes en escribirme, me encantará saber de ti. Feliz viaje!!

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas relacionadas

Please reload

Escríbeme
Me encantará conocer tus opiniones y comentarios. Escríbeme a:
viajarycelebrar@gmail.com
Reserva aquí tu hotel
Excursiones
Sígueme
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Instagram Icon

© 2017 by Viajarycelebrar.  Proudly created with Wix.com