El Principado de Asturias, donde The New York Times y National Geographic te recomiendan viajar en e


The New York Times ha publicado su lista de los 52 destinos a visitar en el nuevo año 2020 y Asturias es uno de ellos (de los tres que recomienda en España). Habla de la tierra de la reconquista donde sus principales atractivos son su maravillosa naturaleza que contribuye con un ecoturismo de calidad, su gastronomía variada y la hospitalidad de sus gentes. Su único defecto, “quizá comas demasiado”. El Principado está de moda. También National Geographic la incluye como uno de los 25 mejores destinos para viajar en el 2020 y define Asturias como «el secreto mejor guardado de España». Vista la fama que ha adquirido la tierra de mis padres, lugar de veraneo oficial de la familia, les voy a contar mis razones por las que Asturias cada día está más de moda:


Su elegante y antigua capital, Oviedo

Elegida varias veces como la ciudad más cuidada de España, por sus calles se respira su antiguo origen, allá por el siglo VIII, capital del reino de Asturias cuando toda la península ibérica estaba en mano de los árabes. La gran estrella de la ciudad es su Catedral de San Salvador, con su fachada gótica, su única torre de 80 metros que cobija una campana que tiene 800 años y hasta nombre tiene: Bomba. En la Catedral, la Cámara Santa, donde se pueden admirar la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias, la Cruz de los Ángeles. Es famosa por sus los premios Princesa de Asturias y por sus dulces: los Carbayones y Moscovitas. Recorrer sus calles siguiendo la ruta de las esculturas: las dos más visitadas son la de Mafalda y la de Woody Allen que dijo: “Oviedo es una ciudad deliciosa, exótica, limpia, agradable, tranquila y peatonalizada, es como si no perteneciera a este mundo, como si no existiera… Oviedo es como un cuento de hadas”.

Los orígenes del Reino de Asturias: Covadonga y Cangas de Onís

El Reino de Asturias fue el primer reino cristiano establecido en la península ibérica tras la conquista musulmana. Nació con el triunfo de Pelayo en la batalla de Covadonga en el año 722, venciendo a los moros e iniciando la Reconquista. Covadonga, escondida entre los Picos de Europa es un lugar de leyenda, allí se encuentra el Santuario de Covadonga, en la Santa Cueva donde se encuentra la imagen de la Virgen de Covadonga o la Santina como la llaman familiarmente los asturianos, y la tumba de Don Pelayo. Muy cerca, pero después de subir una carretera empinada que quita la respiración, los Lagos de Covadonga (Enol y Ercina), naturaleza en perfecto estado puro. Un lugar mágico por donde se mire.

Cangas de Onís, es la villa que sirve de entrada a este paraíso natural por su cercanía al santuario y los lagos de Covadonga. La primera capital del Reino. Donde todo empezó. Su Puente Romano y su Ermita de la Santa Cruz, construida sobre un dolmen prehistórico, centro de los cultos celtas de épocas remotas, y que fuera erigida en honor a Pelayo.


El prerrománico asturiano

Asturias tiene hasta su manifestación artística propia y característica. El prerrománico asturiano es un estilo artístico altomedieval vinculado al Reino de Asturias, igleisas promovidas por los reyes para inspirar la protección divina en las batallas contra el infiel venido del sur. Monumentos que han llegado hasta nuestros días y aunque son muchos, destacan seis declarados como Patrimonio de la Humanidad bajo el nombre de Monumentos de Oviedo y del Reino de Asturias: Santa María del Naranco, San Miguel de Lillo, Cámara Santa de la Catedral de Oviedo, Iglesia de San Julián de los Prados, Fuente de la Foncalada, Santa Cristina de Lena. A esta lista yo añado dos de mis favoritas: San Salvador de Valdedios (Villaviciosa) y Santianes de Pravia (Pravia), en la que hasta está enterrado un rey asturiano y su esposa (Silo).

El primer Camino de Santiago: el Camino Primitivo

La Catedral del Salvador en Oviedo constituye el punto de partida de esta ruta jacobea. Oviedo era la capital de reino de Asturias y desde allí inició su camino el rey Alfonso II en el año 814 hasta Compostela para comprobar in situ el hallazgo del cuerpo del santo. Es considerado, así como el primer peregrino de Santiago. Hoy en día muchos peregrinos siguen el mismo recorrido, que cruza paisajes hermosos, antiguos monumentos y sirve para conocer el interior del Principado. Además, reza la tradición que quién a Santiago de Compostela va en peregrinación y no visita la Catedral de Oviedo, dedicada al Salvador y donde se conserva una antigua imagen venerada desde antiguo, "visita al Siervo y olvida al Señor".