Una ruta dulce por Asturias (especial para llambiones)


Los asturianos son (somos) “llambiones”, lambiones en castellano, o sea que les gustan mucho los dulces. Y es por eso por lo que en todo el Principado de Asturias puedes conseguir los más deliciosos postres, de tradición muy antigua algunos, otros más modernos, pero todos de una calidad excelente. Ya lo decía The New York Times al recomendar esta región de España como uno de los mejores destinos para este nuevo año: tiene un solo defecto "se come demsaiado" En mis últimas visitas he diseñado esta ruta conocer Asturias probando sus dulces a la vez que conoces sus hermosos paisajes (¡juro que los he probado y disfrutado!):


El más asturiano de los postres: arroz con leche, más cremoso que los de otras partes y con una capa de azúcar quemado.

De Oviedo, los Carbayones de Camilo de Blás (donde fueron creados en 1924) y las Moscovitas del Rialto: Los carbayones son los dulces más típicos de Oviedo y carbayones es como se les llama a los ovetenses. El origen del nombre se encuentra en un roble, carbayu en asturiano, que estaba situado en la calle Uría, frente al Teatro Campoamor. Es un pastel con una masa de hojaldre rellena de almendra y yema y bañado en azúcar. Las Moscovitas del Rialto son unas pastas delgadas de almendras, cubiertas de chocolate.

De Gijón, los Pelayos (mazapán y dulce de manzana) y la Tarta Gijonesa: que forman parte de su ruta Gijón Goloso, que invita a recorrer la ciudad y hacer parada en alguna de las 16 confiterías que participan para conocer y probar sus productos más famosos.

El famoso Bollo de Avilés: un bizcocho suave en forma de trébol, típico sobre todo en la Pascua.

Las famosas Letizias de Ribadesella: unas pastas creadas en honor a la entonces princesa de Asturias en ocasión de su boda (hoy Reina de España).

Llanes, sus Llaniscas de Almendra

En Granda, tocinillo del cielo: como un flan, pero con más huevos y azúcar que lo hacen más denso y muy muy dulce.

Luanco y Candas la tierra de “Les Marañueles”: pastas típicas a base de mantequilla, huevo, azúcar y harina, de las que se dice ya se consumían en tiempos del Reino de Asturias allá por la Edad Media.